EL SENDERO DE ENCÍO- DE RUTA POR LOS MONTES OBARENES



 
Empieza el fin de semana y, aunque todo apunta a que la lluvia nos va a acompañar durante buena parte de estos días, hoy os traemos una ruta de senderismo muy bonita, fácil y recomendable que nos va a llevar hasta el Parque Natural de los Montes Obarenes- San Zadornil. Se puede recorrer andando o en bicicleta.

La mañana amaneció muy nublada en Burgos, incluso chispeaba, pero aún así nos arriesgamos y nos pusimos en carretera. 

El sendero ( SLC-BU.90) se inicia en Encío, en el cruce la carretera de Puentelarrá con la pista de Obarenes y la ruta, que es circular, tiene unos 8 kilómetros de recorrido. Existen varias páginas donde podéis descargaros el track de la ruta, aunque está muy bien señalizado y en la página www.senderosdelasmerindades.es  podéis ver una pequeña descripción y la ficha de recorrido. 

Los paisajes son espectaculares, ya que fuimos andado entre cortados de piedra, bosques y campos de colza con su característica flor amarilla que contrasta con el paisaje.

Está bien señalizado, por lo que es fácil seguir el recorrido sin perderse. Pero nosotros, que siempre tenemos por costumbre salirnos del camino para ver “a donde llega esta senda y que es aquello que hay allí” al final terminamos llegando al lugar donde habíamos dejado el coche por otro camino que no era, lo que implicó tener que bajar campo a través.

Durante la ruta, nos metimos en una zona que llevaba a un sendero sin salida o más bien a un lugar donde no había sendero, donde tuvimos que dar la vuelta para retomar el camino y también donde encontramos una casa abandonada e invadida por la maleza , rodeada por campos de colza. El paisaje: espectacular.

Y un poco más adelante, aparecieron en nuestro camino estos amigos tan simpáticos, cuatro caballos losinos que, amablemente accedieron a posar como veis en la fotografía.

El “Caballo Losino”,para el que no haya tenido el gusto de conocerlos aún, es una raza autóctona de Castilla, procedente del Valle de Losa, situado en la parte norte de nuestra provincia. Son caballos pequeños, poco más grandes que un poni y con un pelaje negro como el que se aprecia en la foto.

Como decimos, la ruta es muy fácil y muy bonita y si el día acompaña merece mucho la pena. Al no ser un recorrido muy largo, el día se puede completar visitando la localidad de Pancorbo, donde también estuvimos, y de la hablaremos en otra entrada para contaros nuestra odisea de subida a la Fortaleza de Santa Engracia o, como hicimos también en nuestro caso, acercándose hasta el Monumento al Pastor, situado en la vecina localidad de Ameyugo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *